24/09/2017 BARCELONA

Boxing for Freedom, la libertad en unos guantes de boxeo

En Boxing for Freedom, el día a día de las hermanas Rahimi sirve de microcosmos para entender la realidad que enfrentan las adolescentes afganas que, como ellas, se niegan a abandonar la escuela para casarse y han de luchar encarnizadamente para poder decidir sobre su propia vida.

Durante cuatro años, Juan Antonio Moreno y Silvia Venegas, directores del documental Boxing for Freedom, han seguido los pasos de Sadaf Rahimi, una adolescente afgana aficionada al boxeo que sueña con convertirse en la mejor boxeadora del país. Luchadora no solo en el ring sino también en su día a día, Sadaf afronta con determinación los obstáculos que encuentra en su vecindario y en su instituto. Sus rivales no llevan guantes de boxeo ni conocen las reglas del combate, pero cuentan con el inquebrantable poder que otorga la tradición y el machismo dominante en Afganistán.

La cámara de estos jóvenes directores no solo se centra en Sadaf, sino que también se dirige a su hermana Shabnam, con quien comparte pasión y horas de entrenamiento en el recién creado equipo femenino de boxeo de Afganistán. Juntas se enfrentan también a la presión social y a las amenazas que provoca la práctica de este deporte de enfrentamiento en la sociedad afgana, donde el rol establecido para la mujer la confina prácticamente al hogar y al cuidado de los hijos.

Estas amenazas afectan también a los padres de Sadaf y Shabnam, quienes prefieren ocultar su identidad ante el miedo a las posibles represalias que pueda generar su testimonio. Son conscientes de que, en el actual Afganistán, permitir que sus hijas practiquen este deporte o cualquier otro las coloca en el punto de mira de los grupos más extremistas. Esta libertad se entiende como un desafío y, lamentablemente, puede tener un elevado coste.

En Boxing for Freedom, el día a día de las hermanas Rahimi sirve de microcosmos para entender la realidad de aquellas adolescentes afganas que se niegan a abandonar la escuela para casarse y luchan por conseguir el control sobre su propia vida. La perspectiva que nos presentan los directores trasciende esta familia para mostrar una sociedad afgana en absoluto homogénea y en la que existe una población civil que apuesta por un futuro más igualitario  como: el primer entrenador de Sadaf y Shabnam, Sabir Sharifi; una de sus profesoras, Nahida; su familia; sus compañeras de equipo y la activista Malalai Joya. El mensaje es claro: para la transformación del país es vital que jóvenes y mujeres con vidas extraordinarias se conviertan en referentes y que el resto de la población las conozca, entienda y respete.

El documental se detiene particularmente en la odisea que supuso la creación del equipo femenino de boxeo de Afganistán y en los esfuerzos de Sadaf por participar en competiciones internacionales. El caso concreto de su invitación a los Juegos Olímpicos de Londres de 2012, como un gesto político hacia el país centroasiático, se erige en un claro ejemplo de cómo el peso del antiguo régimen talibán sigue impregnando las instituciones afganas. Con la invitación en firme, el Comité Olímpico de Afganistán decide suspender a última hora su salida del país, alegando que la deportista aprovechará la ocasión para huir. Sadaf vive uno de sus momentos más complicados, con una mezcla de sentimientos que giran en torno a la desilusión y la rabia por haber visto su libertad restringida por una acusación falsa.

Terror Talibán contra los defensores de los Derechos de las Mujeres

Aunque la situación de las mujeres en el país asiático ha mejorado en la última década, la lucha por recuperar sus derechos sigue siendo muy turbulenta.  Organismos iInternacionales, medios de comunicación como The Guardian y ONGs como Human Rights Watch alertan de que los asesinatos y las amenazas contra las mujeres y los activistas que defienden sus derechos siguen muy presentes en la sociedad afgana. Estos últimos han incrementado sus protestas durante este año exigiendo una mayor participación femenina en todas las esferas de la vida pública y, pese a la represión por parte de grupos extremistas, la mayoría continúa luchando. Este es el caso de la senadora Roghul Khaizard, que sufrió un ataque a manos de los talibanes en 2013, en el que murieron su hermano y su hija de nueve años. Dos años después, en enero de 2015, fue tiroteada por cuatro hombres. Permaneció dos semanas en coma y, actualmente, vive en otro país.

Today, I’m in another country and I’m safe and protected, but for me it is also a kind of defeat. I want to be in Afghanistan and I want to fight for the rights of the Afghan people.
(Hoy estoy en otro país y me siento segura y protegida pero en cierta medida supone una derrota. Quiero estar en Afganistán y quiero luchar por los derechos del pueblo afgano.)Roghul Khaizard,

Sin embargo, las mujeres activistas, aunque mayoría, no son el único objetivo de los grupos talibanes que intentan evitar los avances sociales. Las amenazas se extienden también a hombres que, como doctores y abogados, atienden a víctimas de la violencia de género. La presión por parte de sectores radicales llega a tal extremo que puede obligar a directores de instituciones como el Departamento de Asuntos de la Mujer a cambiar de provincia, tal y como señala este artículo de Foreign Policy La raíz del problema se ve azuzada por la ausencia de apoyo gubernamental en la práctica, lo que se traduce en la indefensión de aquellas personas que defienden a las víctimas.

Foto: Docuemntal Boxing for Freedom
Foto: Documental Boxing for Freedom

Según Human Rights Watch el 95% de las niñas y el 50% de las mujeres actualmente en prisión en Afganistán han sido acusadas de crímenes contra la moral, un conjunto de delitos entre los que se encuentra huir del hogar familiar para escapar de la violencia o de los matrimonios forzosos (ilegales en el país).

“Huir”, o escaparse de casa sin permiso no es un delito contemplado por el Código Penal afgano, pero la Corte Suprema de Afganistán ha ordenado a los jueces que traten como delincuentes a las mujeres y las niñas que huyen.

El matrimonio, clave en la dominación de las mujeres

El matrimonio sigue constituyendo un pilar de gran importancia en la sociedad afgana, en la que no es entendida la soltería voluntaria. Su interpretación arcaica, donde la esposa vive en inferioridad de derechos respecto a su marido, supone un enorme lastre para que la mujer pueda alcanzar una mayor autonomía personal y profesional.

En Boxing for Freedom este tema se aborda a través de su protagonista, Sadaf Rahimi. Ella desea continuar sus estudios hasta la universidad y trabajar, todo un reto para la mayoría de sus compañeras de instituto que son obligadas a abandonar la escuela a los 14 años para casarse. Una situación que fuerza y perpetúa su dependencia de la figura del marido y de otros miembros masculinos de la familia.
En Afganistán, la edad mínima legal para contraer matrimonio son los 15 años aunque el matrimonio temprano es una práctica muy extendida (más de la mitad de las niñas afganas están casadas o prometidas a los 12 años y el 80% de las chicas afganas son casadas a la fuerza con hombres mucho mayores que ellas), especialmente en las zonas rurales y en

Foto: Documental Boxing for Freedom
Foto: Documental Boxing for Freedom

las poblaciones fronterizas. Lamentablemente, y a pesar de la existencia de un marco jurídico que los castiga, los avances en la reducción de este tipo de violencia siguen siendo muy lentos.

Afganistán, uno de los peores países donde ser mujer, esconde otra cara alejada de la imagen que a menudo vemos en los medios de comunicación: la de una sociedad civil concienciada por conseguir una ciudadanía de pleno derecho. Pese a la represión, su lucha se mueve en terrenos tan diversos como la política, la universidad o el deporte, avanzando lentamente pero sin descanso. Boxing for Freedom da voz a estos héroes y heroínas cotidianos, convirtiéndose en un documento excepcional para todos aquellos que quieran conocer a fondo la sociedad afgana.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro.

Ruth L. Ibáñez

Periodista y community manager con experiencia en televisión y medios digitales. Máster en Relaciones Internacionales y Experto Universitario en Social Media. La información internacional siempre estuvo en el objetivo. Desde hace unos años también navego entre series de televisión.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

eighteen − 18 =


Sobre nosostros

Con más de 1.700 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la plataforma online colaborativa de divulgación internacional más importante en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!