¿En qué consiste la diplomacia económica y por qué gana terreno en las relaciones internacionales?

Cumbre del G-20 celebrada el 15 y 16 de noviembre de 2015 en Antalya (Turquía).

La diplomacia, tal y como se ha concebido tradicionalmente, ha estado siempre rodeada de un cierto aura que le otorgaba una distinción y exclusividad ajena a otros campos profesionales. Cócteles, invitaciones a banquetes, fastuosas recepciones, todo ello son elementos que se acostumbran a asociar a la vida del diplomático. Sin embargo, esta diplomacia protocolaria, si bien sigue presente en ciertos ámbitos, se ha convertido en algo más propio del pasado.

En esencia, la relación entre países en el siglo XXI tiene un cariz mucho más económico, y no es posible hablar de la relación entre Estados sin abordar la cuestión de la diplomacia económica. De acuerdo con el concepto actual, se entiende por diplomacia económicael uso de la influencia política que tienen los Estados para favorecer sus intereses económicos en los mercados internacionales”. Es decir, los Estados a la hora de entablar relaciones bilaterales ya no sólo velan por sus intereses mutuos sino que también por el de sus empresas, las cuales buscan exportar, importar, realizar acuerdos de cooperación comercial o invertir en nuevos mercados.

Éstas son tan solo algunas de las estrategias que definen el concepto de internacionalización, que comprende el conjunto de actividades que la empresa desarrolla fuera de los mercados que constituyen su entorno geográfico natural. En un mundo global como el actual, la salida a mercados exteriores se ha convertido en una norma que requiere unas reglas comunes, concretamente fijadas por la Organización Mundial del Comercio (OMC) – además del soporte de, entre otros, las Agencias de Promoción nacionales en su labor de apoyo a la internacionalización de sus empresas.

Fuente: OMC

Fuente: OMC


Los actores que participan en el establecimiento de las relaciones de diplomacia económica: la OMC y el papel de los organismos nacionales

Atendiendo a cifras de la OMC, nacida en 1995 en la Ronda de Uruguay, ésta cuenta con 161 miembros permanentes a los que se le suman 23 en calidad de observadores. Organismo heredero de los acuerdos del GATT (General Agreements on Tariffs and Trade) que establecieron las pautas de lo que sería el comercio internacional al acabar la Segunda Guerra Mundial, la OMC es la entidad reguladora que fija las reglas del juego del comercio a nivel global. Con el objetivo de la liberalización del comercio internacional, funciona conforme a dos principios esenciales:

Por un lado, la cláusula de la nación más favorecida prevé que aquellos países que fijen condiciones ventajosas en relación con terceros países miembros de la OMC, deben extender las mismas condiciones al resto de firmantes del acuerdo. Esta cláusula puede incluir excepciones en circunstancias específicas como lo son el comercio con un país en desarrollo o la protección de un determinado producto.

Por otro lado, la cláusula de trato nacional no discriminatorio implica que una vez que un producto o servicio entra en el territorio de un Estado firmante, se le debe otorgar a este el mismo trato que al producto nacional. Esto no impide la existencia de barreras arancelarias a determinados productos o servicios que se realizan en el momento en el que se introducen por la aduana. La prevalencia de estas dos cláusulas explica en parte por qué países como China o Rusia se adhirieron de forma tardía a la OMC.

Por último, y a diferencia de lo que ocurre en otros organismos internacionales, el proceso de toma de decisiones requiere la unanimidad de todos los Estados miembros y, en caso de diferencias, se forman grupos especiales que posteriormente trasladan su informe a la totalidad de los miembros. Sin embargo, el poder de los organismos supranacionales, no ha conseguido suprimir del todo el protagonismo de los Estados en el diseño de su política comercial. En este sentido, los entes de promoción desempeñan un papel clave.

Centro William Rappard, sede de la OMC en Ginebra, Suiza [Imagen: Wikipedia]

Centro William Rappard, sede de la OMC en Ginebra, Suiza [Imagen: Wikipedia]

Estos organismos son los responsables de elaborar una estrategia unificada que permita apoyar a las empresas en su salida al exterior mediante instrumentos de financiación, búsqueda de socios comerciales, constitución de agencias personalizadas o la confección de estudios de mercado de carácter sectorial. Entre las agencias, las hay que cuentan con una larga trayectoria, como la Agencia Italiana de Comercio Exterior (ICE), creada en 1926, que coexisten con otras más contemporáneos como la Agencia del Reino Unido (UKTI), creada tan solo en 2003. También destacan Ubifrance, con presencia en 70 países o Prochile, agencia pionera en América Latina. Por norma general, estos organismos gestionan tanto la internacionalización de empresas como la atracción de inversiones.

En España esta labor le corresponde al ICEX. ICEX España Exportaciones e Inversiones, como ente público empresarial, es una de las pocas agencias que han sobrevivido a los distintos vaivenes políticos desde su creación en 1982. Su existencia bajo las siglas actuales, nace como continuación del INFE (Instituto Nacional de Fomento de la Exportación) y desde su creación ha jugado un papel trascendental en la internacionalización de la empresa española. Mediante su asociación con Invest in Spain en 2012, ICEX se ha convertido además en el organismo encargado de atraer de inversión desde el exterior según criterios sectoriales. Hoy el ICEX cuenta más de 90 oficinas económicas y comerciales abiertas en el exterior (OFECOMES) con una cobertura total sobre 199 mercados. Entre sus programas destacan ICEX Next, ICEX Conecta o las becas ICEX, que recientemente cumplían 40 años. Dicho programa, cuyo objetivo es la formación de jóvenes profesionales especializados en internacionalización empresarial, ha sido galardonado por su gran labor en la internacionalización de empresas españolas.

Las tendencias de comercio internacional

cmercio de mercancias omc 2005

Comercio de mercancías entre miembros OMC en 2005 [Gráfico: Elaboración propia]

Si bien se ha concebido tradicionalmente el Comercio como una relación Norte-Norte, este equilibrio de poder se ha alterado notablemente en los últimos años. La crisis económica no sólo ha debilitado las economías europeas sino que ha desplazado el eje geopolítico comercial hacia el continente asiático. No en vano, desde el año 2013, China ocupa la hegemonía del Comercio internacional de mercancías (4,159 billones de dólares) con un notable superávit comercial, seguido de cerca por Estados Unidos y Alemania. El creciente peso del Sur se manifiesta en datos como el del peso de las exportaciones procedentes de países en desarrollo –las cuáles alcanzaron el 44% del total en 2013– o el hecho de que más de la mitad de esas exportaciones se destinasen a países en desarrollo, destacando el peso de la región de Asia-Pacífico, que recibió el 35% del total. Además los Países Menos Avanzados (PMA) desafiaron el amplio dominio de los países del G-20 aumentando su cuota de exportación, dirigida fundamentalmente a China con el 23% del total.

comercio de mercancias omc 2015

Comercio de mercancías entre miembros OMC en 2015 [Gráfico: Elaboración propia]

En el marco de exportaciones de servicios comerciales, si bien siguen dominadas por Europa Occidental y América del Norte, el continente asiático ha conseguido un papel sustancial y hoy 1 de cada 4 exportaciones de Servicios Comerciales proceden de dicho continente (de acuerdo a datos de la OMC). El declive inexorable de Europa Occidental frente al poder emergente de las economías de Asia Pacífico marca un punto de inflexión en el comercio internacional frente al cual los países implicados, deben reaccionar. Prueba de ello es el la firma este mismo año de los acuerdos TTP que unen a Estados Unidos con Japón más otros 11 países de Asia Pacífico, con el objetivo de reforzar el comercio de estas regiones cuyo peso alcanza el 40% del PIB global.

El peso creciente de Asia

Por todo ello, la diplomacia económica juega hoy un papel clave en el comercio internacional y la relación entre Estados. Mediante la adopción de unas reglas comunes, fijadas por la OMC, los distintos Estados ya no sólo buscan el mantenimiento de relaciones cordiales sino la elaboración de estrategias planificadas, a través de sus agencias de promoción, en manos de profesionales especializados en Comercio Exterior. Un comercio que ha trasladado el eje de poder a Asia Pacífico, siendo China, que ya ha desbancado a Estados Unidos, su líder indiscutible. Si las tendencias se mantienen, los países de Asia Pacífico asumirán un protagonismo creciente, en especial entre los países emergentes, en detrimento de una Europa menguante, cuya futuro pasará en gran parte por no perder este último vagón.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro


Recomendamos:

Tratados de Libre Comercio: ¿En busca de un proyecto de gobernanza global?

El TPP: a un paso de hacer realidad la zona de libre comercio más importante de la historia



¿Quieres recibir más explicaciones como esta?

Suscríbete a nuestra newsletter


Queremos explicar la realidad internacional de un modo comprensible para construir una sociedad más consciente