15/10/2019 BARCELONA

Buques portacontenedores: los gigantes contaminadores silenciosos [Infografía]

Las emisiones tóxicas que liberan los grandes cargueros que transportan contenedores se creen causantes de enfermedades pulmonares y de corazón a gran escala entre los habitantes de poblaciones costeras. Según algunos estudios, el impacto negativo de estas descomunales maquinarias de transporte marítimo podría haber sido ampliamente subestimado por los gobiernos de todo el mundo.


Cuando se habla de contaminación normalmente no pensamos en los grandes cargueros que transportan contenedores, pero las emisiones tóxicas que liberan sus combustibles se creen causantes de enfermedades pulmonares y de corazón a gran escala entre los habitantes de poblaciones costeras. De hecho, estos gigantes del mar, claves en el comercio internacional de mercancías, son mucho más dañinos para el medio ambiente de lo que se solía pensar. Según algunos estudios, el impacto negativo de estas descomunales maquinarias de transporte marítimo podría haber sido ampliamente subestimado por los gobiernos de todo el mundo.

Pongamos algunas cifras al fenómeno en la siguiente infografía:

Fuentes: - Vidal, John (9 de abril del 2009). Health risks of shipping pollution have been 'underestimated'. The Guardian.
Fuentes: – Vidal, John (9 de abril del 2009). Health risks of shipping pollution have been ‘underestimated’. The Guardian.

De acuerdo con los datos que maneja la industria del transporte marítimo basados en el tamaño de los motores y la calidad de los combustibles usados en alta mar, se calcula que tan sólo 15 de los buques portacontenedores más grandes, emiten la misma polución que los 760 millones de coches existentes en el mundo. Esto se debe en buena medida a que el combustible que consumen estos grandes cargueros liberan cantidades de sulfuro 2.000 veces superiores al combustible que usan los coches diésel europeos o estadounidenses.

El conocimiento de estos datos ha provocado que se añadan presiones a la Organización Marítima Internacional, organismo de las Naciones Unidas encargado de la seguridad y la protección del transporte marítimo y la prevención de la contaminación del mar por los buques, para instar a la Unión Europea a que endurezca sus normas y establezca una franja de seguridad a lo largo de toda la costa europea. Estados Unidos ya reaccionó en 2009 en este sentido, estableciendo 230 millas de protección alrededor de todas sus costas.

¿Realmente es tan grave?

Estas estimaciones no son las primeras que avisan del alarmante papel contaminante de los grandes portacontenedores. Un estudio de 2007 de la Universidad de Delaware, mostraba que la polución provocada por los 90.000 cargueros activos actualmente en el mundo, podría ser responsable de más de 60.000 muertes anuales en los Estados Unidos, y el coste sanitario de las afecciones pulmonares y coronarias derivadas de esta contaminación supondría un coste anual de 330.000 millones de dólares para las arcas estadounidenses. Según el responsable de la investigación, James Corbett: “Se estima que las emisiones de partículas procedentes de los motores de buques cargueros de alta mar contribuyen a la muerte prematura de decenas de miles de personas a nivel mundial (…) en torno a 60.000“.

Aunque hay dudas con respecto a alguno de estos datos (otras fuentes cifran la cantidad de buques cargueros en activo en unos 60.000), lo que es indudable es que el impacto de estos gigantes del comercio internacional para la salud es mucho mayor de lo que se podía suponer en un primer momento.

La Agencia Estadounidense de Protección Medioambiental calcula que el establecimiento de la zona de seguridad de 230 millas anteriormente mencionada ha salvado una media de 8.000 vidas anuales. La calidad del aire habría mejorado considerablemente al haberse reducido la emisión de partículas de óxido de azufre cerca de la costa en un 85% y las de óxido de nitrógeno en un 80%. Daniel Lack, responsable del estudio que llevó a las autoridades norteamericanas a tomar esta decisión en 2009, y cuyos resultados eran más conservadores que los últimos datos (establece que la cantidad de polución emitida por los grandes buques portacontenedores en un equivalente a la contaminación causada por 300 millones de coches), declaró en su momento: “Fue una sorpresa dar con estos resultados (…) las emisiones de estos barcos constituyen un gigante oculto”.

Sus descubrimientos también hacían referencia a las consecuencias de la polución en los seres humanos: “Cuando las partículas entran en los pulmones pueden causar inflamación“, comenta Lack. “En realidad esto puede producir enfermedades de tipo coronario”.

El buque portacontenedores "APL Turquoise" en Bremerhaven, Alemania [Wikipedia]
El buque portacontenedores “APL Turquoise” en Bremerhaven, Alemania [Wikipedia]

¿Cuál es la situación en el resto del mundo?

Otro estudio de la Agencia Medioambiental del Gobierno de Dinamarca estima que unos 1.000 daneses mueren anualmente de manera prematura debido a la contaminación provocada por los grandes cargueros. Aunque no hay cifras a nivel europeo, el viejo continente alberga varios de los centros portuarios más importantes del mundo, por lo que podemos suponer que las consecuencias de estas emisiones para la salud son lo suficientemente preocupantes para que se tomen medidas. De hecho, la Agencia Europea de Seguridad Marítima ha rebajado progresivamente los índices tolerados de óxido de azufre y óxido de nitrógeno permitidos desde 2005 hasta la fecha.

La irrupción de China en el comercio internacional ha hecho que las emisiones a nivel global hayan aumentado considerablemente en los últimos 15 años. Pero a la hora de abordar este tipo de contaminación a nivel global, se observan varios problemas importantes.

El primero es la dificultad de medir con exactitud los niveles de polución emitidos por los buques portacontenedores, por falta de medios y la dificultad de evaluar el impacto en la salud del ser humano y de la fauna marina. Se estima que actualmente hay en funcionamiento más de 100.000 motores con una media de 2.300 toneladas de peso cada uno pertenecientes a este tipo de embarcaciones, y que todos ellos son responsables del 18-30% de emisiones de óxido de nitrógeno y del 9% de óxido de azufre en el mundo. Tan solo un gigante de estas características emite 5.000 toneladas de óxido de azufre cada año. En cifras redondas, a la industria del transporte marítimo se le considera responsable de entre un 3,5 y un 4% del total de emisiones que provocan el cambio climático a nivel global.

Una vez que sabemos del impacto de estas máquinas para el medio ambiente, la regulación del mismo es otro de los grandes problemas con los que nos topamos. El impacto de estos grandes buques no solo se produce a nivel medioambiental, sino también económico. El papel fundamental que juegan en el comercio internacional supone que toda regulación de emisiones sea sopesada también en términos de eficiencia económica, por lo que a día de hoy, y sin otra alternativa de transporte a la altura, la permanencia de estos gigantes de nuestras aguas está fuera de toda discusión para las autoridades nacionales e internacionales.

Lo relevante de cara a la sociedad civil es que, mientras los esfuerzos por combatir la polución y el cambio climático se han centrado en denunciar la contaminación provocada por la industrialización o por la automoción, el impacto de estos grandes contaminadores silenciosos ha sido ampliamente subestimado. Como sabemos, en multitud de ocasiones la concienciación de la opinión pública precede a la acción de los gobiernos, y en este caso más que nunca, una ciudadanía informada y activa puede suponer la diferencia entre la situación actual y un horizonte medioambiental más sostenible.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro


[button url=”http://www.unitedexplanations.org/2014/10/15/el-mapa-de-carbono-quienes-son-los-responsables-del-cambio-climatico/” style=”red”]También te puede interesar: ‘El Mapa de Carbono: ¿quiénes son los responsables del cambio climático?'[/button]

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Javier Hernando

UCM e IBEI Alumni. Sociólogo, especializado en asuntos internacionales, migración y políticas de desarrollo, comunicador y adicto a Internet. Ocupo mi tiempo escribiendo en diversos medios y colaborando en United Explanations como coordinador. Intento explicar lo que ocurre en el mundo a través de la lógica económica y la política internacional. Me apasiona la aplicación de las tecnologías a la mejora de la participación democrática directa, y proyectos económicos innovadores como las criptomonedas. [email protected]


13 comments

  • Pingback: Buques portacontenedores: los gigantes contaminadores silenciosos [Infografía]

  • Gonzalo Calvo

    10/07/2015 at

    En el texto se afirma que el CO2 causa el cambio climático, pero, ¿hay acaso alguna prueba de ello? No.
    Una vez más, los científicos honestos rogamos a los científicamente iletrados, como lo es visiblemente el sociólogo que ha redactado este panfleto, que se abstengan de hacer afirmaciones sin fundamento.
    La ecología es una ciencia que no necesita desinformadores.

    Reply

    • Javier Hernando

      10/07/2015 at

      Gonzalo, me gustaría saber si puedes rebatir empíricamente los resultados de las investigaciones que se citan en este artículo (y si lo hicieses sin faltar al respeto, se podría tomar en serio). Estamos dispuestos a debatir y a enriquecernos con las opiniones de todos, pero no entiendo que entres a descalificar a nivel personal mientras no aportas ni un solo argumento científico para sustentar lo que tan machaconamente has repetido en multitud de artículos de United Explanations.

      Mi compañero Lluís te ofreció sobradas pruebas y argumentos del amplísimo consenso científico
      existente en cuanto al cambio climático: http://www.unitedexplanations.org/2014/10/22/25-segundos-para-convencerte-de-la-existencia-y-gravedad-del-calentamiento-global/. Ante esto, lo único que recibió fueron faltas de respeto y el desdén del que dice saber más pero no prueba sus afirmaciones, aun autocalificándose de “científico honesto”. Me sumo a la respuesta que te dio Lluís hace unas semanas ya que veo la misma actitud en tus comentarios: resucitar un debate agotado no nos va a
      llevar a ninguna parte y toca avanzar para ponerle remedio. Tú decides.

      Reply

      • Gonzalo Calvo

        10/07/2015 at

        Mira, si alguien hubiese podido probar la hipótesis del cambio climático antropogénico, ya le hubiesen dado el premio Nóbel. El problema es que nadie ha probado esa hipótesis, y que los datos señalan que es una hipótesis inconsistente.
        No tienes prueba alguna de tu afirmación acerca del cambio climático, y por eso eres un MENTIROSO.
        Estamos HARTOS de advenedizos que se suman a la perorata culpabilista y alarmista, políticamente interesada, del CO2, arrimándose al olor del dinero que se destina, por equivocación, a estudiar esa idea tan falaz.
        Aún esperamos que nos expliquéis esa supuesta observación científica que apoye vuestras afirmaciones…
        Y ahorráos enlaces a artículos oscuros y sin contenido. Si tenéis una simple prueba de vuestra hipótesis, deberíais ser capaces de explicarla en una frase o dos. Pero insistamos: carecéis de tal prueba. Os escondéis en tácticas de desinformación y propaganda típicas.
        Mientras tanto, los estudios que demuestran que el clima cambia por factores astronómicos, como los de Jose, Landscheidt, Charvatova, Abdussamatov, Shaviv, Christensen y Svensmark, los omitís sistemáticamente. En cambio haceis afirmaciones en base a modelos de ordenador, como si al poner la película de parque jurásico pudiéseis afirmar que los tiranosaurios aún viven. Y encima no decís ni mu de los escándalos como Climategate, donde el lema “hide the decline” dejó en evidencia que los registros globales de temperatura fueron manipulados deliberadamente al alza. El colmo de la corrupción científica.
        ¿Y qué decir de la película de Gore? Se basó en un gráfico erróneo, el cual ha sido probado como totalmente falso. Sin embargo al pollo le dieron el Nóbel de la paz. ¿Será porque permitió que Bush ganara las elecciones?
        Yo ya no entiendo nada…

        Reply

        • Daniel Abreu

          01/08/2015 at

          Estimado Gonzalo,
          Existe amplio consenso científico (97% de científicos) de que el cambio climático actual es en parte antropogénico (otra parte como bien mencionas se debe a fenómenos astronómicos y otros, el consenso es que el nivel actual de calentamiento no se puede explicar solo con esos factores), ver info de la NASA: http://climate.nasa.gov/scientific-consensus/

          Practicamente todas las academias de ciencia del mundo tanto de países desarrollados como en desarrollo corroboran esto, si tienes una referencia que pruebe lo contrario por favor de compartir.

          Por otro lado sí se ha otorgado un Premio Nóbel sobre este tema, de hecho uno de los primeros en entregarse sobre cualquier tema, en 1903 al químico Svante Arrhenius quien desarrolló la teoría del efecto invernadero estudiando el efecto del CO2 en las eras glaciales y concluyó que la quema de combustibles fósiles por parte de los humanos calentarían el planeta, aquí un paper científico: http://www.jstor.org/stable/4314542?seq=1#page_scan_tab_contents

          Gracias por mantener un debate informado,

          Daniel Abreu

          Reply

          • Gonzalo Calvo

            02/08/2015 at

            Daniel, tus argumentos son falsos y falaces.
            1-Que haya o no un supuesto “consenso” del 97% no es argumento científico válido alguno.
            2-Si se otorgó el Nóbel a Arrhenius en 1903 fue por su teoría de la disociación por electrólisis, no por idear el “efecto invernadero”.
            3-En resumen, no presentas las pruebas científicas que demostrarían tu postura, y en cambio presentas repetidamente el falaz argumento de autoridad, falacia clásica que sólo sirve para los analfabetos científicos y filosóficos.

          • Daniel Abreu

            12/08/2015 at

            Gonzalo, comparto tu actitud de presentar los argumentos mejor fundamentados y verídicos posibles. En ese sentido:

            1. El consenso a que me refiero es de científicos que publican investigaciones peer-reviewed y conclusiones de academias de ciencia. El argumento de la causa antropogénica del cambio climático que tan vehemente enfrentas entiendo que no hace falta repetirlo porque lo conoces bastante bien. El punto es que ese argumento es el más aceptado por la enorme mayoría de climatólogos del mundo, y no estoy citando a la iglesia católica o alguna ninguna autoridad moral, así que en este caso si tiene sentido citar a los científicos que estudian seriamente el tema, o a quien sugieres citar?, por tanto este artículo se basa en fuentes legítimas.

            2. Para fines de hacer esta conversación más interesante porque ya has mostrado tu postura bastante clara al punto anterior, deseo reintroducir el tema del CO2 y su impacto en los océanos que de hecho es de donde parte esta discusión. En ese sentido el CO2 produce un efecto más directo y es con la acidificación de los océanos en donde el Ph de los mismos ha disminuido en las estimados más conservadoras en al menos un 25%, como consecuencia del aumento en los últimos 150 años de su absorción de CO2 fruto de la actividad humana. Ya se identifican impactos negativos en los ecosistemas marinos, en donde por mi trabajo he podido verificar este fenónemo. Algunas fuentes de información: http://www.pmel.noaa.gov/co2/story/What+is+Ocean+Acidification%3F
            http://www.environment.no/Topics/Marine-areas/Ocean-acidification/

            Si conoces estudios serios y fuentes legítimas que refuten estos estudios me interesa mucho conocerlos.

  • P Pérez-Tomé

    25/07/2015 at

    Un amigo inspector de barcos me dice:

    Como tantas “cosas” en esta vida, existen leyes, reglamentos, protocolos. Instituciones Internacionales gubernativas y privadas (aprobadas por los estados, caso de la IMO o las grandes Sociedades Internacionales de Clasificación de Buques, en donde yo trabaje 40 años) para evitar muchos males y penalizar a quien no se atiene a lo establecido.

    Quien no la cumple hace que ocurra lo que expone el artículo.

    Los barcos están dotados OBLIGATORIAMENTE de instalaciones que evitan lo que dice el artículo… pero por comodidad el mismo personal de abordo no las utiliza (responsabilidad del Capitán y del Jefe de Máquinas del buque ordenarlo). Hay tanto para hablar del tema que te invito el día
    que mejor te venga a comer te cuento lo del artículo, que ya por sí es bastante explícito. Si frecuentas ese portal terminaras siendo un experto.

    Un ejemplo: Existe una instalación de descarga de sentinas, aguas oleaginosas y pérdidas de combustible para la Camera de Maquinas del buque. Esta instalación antes de arrojar al amar el agua “limpia”, filtra todo lo impuro y contaminante y lo envía a un tanque grande de aguas residuales y contaminantes (así se llama), donde se mantiene, para cuando se llega a puerto ser descargados, el armador envía a la correspondiente empresa con sus camiones cisterna para la recogida de esos residuos, contaminante para el mar, pero aprovechables para plantas de residuos de aceites y combustibles de reciclado y transformación. Esto cuesta dinero al armador… es más barato arrojarlo al amar.

    En USA existe una flotilla de pequeños aviones, que como cojan a un barco con estela de residuos contaminantes (desde las alturas se nota la mancha perfectamente) arrojándolo al mar , se le
    cae el pelo al armador de la multa que le ponen,

    Si el armador, tan solo por razones económicas, presiona al capitán y el Jefe de Máquinas por comodidad tampoco lo hace… Hay medios para hacer las cosas bien… después están los que deben cumplirlas..

    Reply

  • Gonzalo Calvo

    27/10/2015 at

    En respuesta a Daniel Abreu (ver más abajo), y ya que no me aparece la opción de “Responder” (por censura, imagino), prosigo el debate aquí:
    El debate del cambio climático antropogénico está zanjado desde que hace años salió el escándalo Climategate, donde se mostró que los datos promediados de temperaturas globales fueron falseados al alza. Se lee en los emails del CRU la consigna “Hide the decline”. En fin… Es un conocido escándalo que me sorprende que no conozcas. Queda ahí demostrado que el cambio actual no es un calentamiento, sino un enfriamiento, lo cual demuestra que el CO2 no gobierna el clima.
    Sobre la causa verdadera del cambio climático actual: Es muy significativo el estudio del equipo de Zarkhova que demuestra que el mecanismo que proponen de dinamo solar doble explica con exactitud los cambios climáticos presentes y pasados, incluído el enfriamiento actual, el cual se ha de recrudecer en las próximas décadas, entrando ya en una pequeña edad de hielo. Esta tendencia se había señalado anteriormente observando la tendencia de disminución de manchas solares de los 3 últimos ciclos de 11 años. En fin…
    Finalmente, no hay experimento alguno que demuestre que pasar de 0,035 a 0,04% de CO2 atmosférico produzca calentamiento medible alguno.
    Si a todo esto añadimos el interés de Al Gore, por ejemplo, en el mercadeo de derechos de emisiones de CO2, o la no-ratificación del protocolo de Kioto por EEUU desde un principio, o la no-ratificación de dicho protocolo por aprte de una abultada lista de países desarrollados científicamente y soberanos en la última cumbre de Doha, la situación del debate es clara.
    Los sinvergüenzas que en los últimos años se han arrimado a pedir financiación para estudiar el CO2 como causante del cambio climático han de ser expusados de las instituciones científicas, y se les ha de exigir la devolución del dinero.

    Reply

    • Gonzalo Calvo

      27/10/2015 at

      Erratas: Donde dice “ver más abajo” léase “ver más arriba”, y donde dice “expusados” léase “expulsados.
      (Con la opción de editar comentarios esto no ocurriría)

      Reply

  • Manuel

    09/06/2019 at

    Leyendo el artículo me surge una pregunta, en vuestro artículo escribís que “15 de los buques portacontenedores más grandes, emiten la misma polución que los 760 millones de coches existentes en el mundo.” luego más adelante se escribe que: “estos grandes cargueros liberan cantidades de sulfuro 2.000 veces superiores”. No entiendo como salen las equivalencias. Puedo entender que los coches no estan encendidos tanto como los portacontenedores que supongo que casi no pararan. Pero aún así es demasiada diferencia. 15 portacontenedores x 2000 veces un coche = 30.000 coches. ¿Cómo se llega a equiparar con la polución generada por lo, 760 millones de coches que existen? Espero que me aclaren este punto. Gracias.

    Reply

  • United Explanations

    11/06/2019 at

    Hola Manuel, gracias por tu consulta.
    El cálculo lo puedes encontrar en la fuente enlazada en el artículo: https://www.theguardian.com/environment/2009/apr/09/shipping-pollution
    Es una aproximación que se estima de la siguiente manera:

    “The calculations of ship and car pollution are based on the world’s largest 85,790KW ships’ diesel engines which operate about 280 days a year generating roughly 5,200 tonnes of SOx a year, compared with diesel and petrol cars which drive 15,000km a year and emit approximately 101gm of SO2/SoX a year.”

    Saludos!

    Reply

  • Manuel

    13/06/2019 at

    Ahora entiendo, muchas gracias por la aclaración.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

sixteen − thirteen =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!