31/05/2020 BARCELONA

¿Qué implica la reelección de Netanyahu para Palestina?

La re-elección de Netanyahu implica un nuevo desafío para la dirigencia palestina en su pugna por la creación de un Estado independiente. Si nos basamos en lo acontecido en los últimos años, las condiciones para una convivencia pacífica entre ambos pueblos parecen estar cada vez más lejos.

A pocos días de las votaciones en Israel, Benjamín Netanyahu declaró que bajo su futura administración no habría lugar para un Estado palestino ni desmantelamiento de colonias en Cisjordania. A ello le siguió la respuesta del presidente palestino Mahmud Abbas: “Si dices que te opones a la solución de los dos Estados, ¿qué clase de solución es la que tú quieres entonces?”.

La re-elección de Netanyahu implica un nuevo desafío para los dirigentes palestinos en su pugna por la creación de un Estado independiente. Si nos basamos en lo acontecido en los últimos años, las condiciones para una convivencia pacífica entre ambos pueblos parecen estar cada vez más lejos.

La re-elección en Israel

Netanyahu (alias Bibi) fue reelecto como Primer Ministro por los israelíes en las últimas elecciones legislativas del pasado 18 de marzo. Su partido Likud se consagró victorioso con 30 bancas en el Knéset –el parlamento israelí cuenta con 120 escaños-. Hoy en día es la primera minoría parlamentaria por encima de la Unión Sionista, la cual alcanzó apenas los 24 asientos.

La campaña de Bibi, fundada en la seguridad para los israelíes –haciendo hincapié en la amenaza del “terrorismo islamista” del Estado Islámico-, se distinguió por dos exabruptos que generaron polémica en los medios del mundo. Por un lado, advirtió a la población que los árabes israelíes estaban “votando en hordas”. Y por el otro, explicitó su postura respecto a un Estado para los palestinos: “Los que quieren la creación de un Estado palestino y una retirada de los territorios abonan el terreno para los ataques de islamistas extremistas contra el Estado de Israel”. Esta promesa de no tolerar un Estado palestino y de mantener los asentamientos en Cisjordania movilizó en su favor el voto de miles de colonos a último momento.

Tras su victoria, el nuevo Primer Ministro pidió disculpas a la comunidad árabe israelí y matizó sus palabras respecto a la creación de un Estado palestino en frente de las cámaras de la cadena norteamericana NBC: “No quiero una solución con un solo Estado, quiero una con dos Estados, pero que sea sostenible, aunque las circunstancias aún tienen que cambiar para que eso sea posible”.

4-1
Netanyahu, victorioso en las elecciones legislativas de Israel. Fuente: Al-Jazeera

¿Se aisla Netanyahu?

Durante los últimos años, el choque de intereses entre Washington y Tel Aviv se agudizó. Tanto en lo que respecta a la creación de un Estado palestino independiente como a las negociaciones con Irán en torno a su programa nuclear, quedan a la luz las fuertes diferencias entre Netanyahu y Obama.

Dos ejemplos: En marzo, Bibi dio un discurso ante el Congreso de los Estados Unidos -organizado a espaldas del Presidente norteamericano-, donde rechazó los intentos de acuerdo con Irán. Días después de la votación en Israel, los comentarios de Netanyahu fueron puestos en cuestión por el mismo Obama: “Le indiqué que nosotros continuamos creyendo que la solución de los dos Estados es la única manera que Israel esté seguro a largo plazo”.

Pero la conflictividad de Netanyahu con la comunidad internacional no termina allí. Basta recordar la postura que adoptaron recientemente algunos países de la Unión Europea sobre el conflicto, al condenar las acciones de la última operación militar israelí en la Franja de Gaza. O bien las palabras de Robert Serry, el enviado de Naciones Unidas para Medio Oriente, señalando al gobierno venidero que “no se puede conciliar la actividad ilegal de construcción de asentamientos con una solución de dos Estados”.

Las reacciones de la dirigencia política palestina

La re-elección de Netanyahu trae perspectivas poco favorables para la población palestina. Y no se trata solamente de las declaraciones previas a las elecciones. Si hacemos un repaso por las políticas llevadas adelante en los últimos años de la administración de Bibi, se puede distinguir un estancamiento en el proceso de paz: las incursiones militares en la Franja de Gaza (las operaciones Pilar Defensivo en 2012 y Margen Protector en 2014) o el crecimiento de asentamientos en Cisjordania contribuyeron a entorpecer una solución negociada al conflicto.

El Ministro de Exterior de la ANP Riad al-Malki y el embajador palestino para Holanda Nabil Abuznaid visitan la Corte Penal Internacional en agosto de 2014. Fuente: Martijn Beekman/AFP/Getty Images.
El Ministro de Exterior de la ANP Riad al-Malki y el embajador palestino para Holanda Nabil Abuznaid visitan la Corte Penal Internacional en agosto de 2014. Fuente: Martijn Beekman/AFP/Getty Images.

Saeb Erekat, responsable de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) en las negociaciones con Israel, expresó sobre Netanyahu: “Ha hecho todo lo posible para enterrar la solución de los dos Estados”. Asimismo, el funcionario palestino Yasser Abed Rabo sostuvo sobre la elección de los votantes israelíes: “Israel eligió el camino del racismo, la ocupación y la construcción de asentamientos. No eligió el camino de las negociaciones con nosotros”.

Tras haber pasado por varias experiencias de negociaciones frustradas con gobiernos israelíes de distinto signo ideológico, algunas voces del oficialismo palestino consideran que ya no importa tanto qué fuerza política asuma el poder: venga quien venga, la situación palestina va a seguir sin modificarse. “Los palestinos saben que cualquier gobierno israelí continuará con la construcción de asentamientos y con el bloqueo de Gazasostiene Diana Buttu, asesora legal de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). Si bien algunos partidos políticos israelíes mantienen discursivamente la idea de los “dos Estados”, resulta difícil pensar que, una vez en el gobierno, lo que estén dispuestos a ofrecer sea aceptable para la parte palestina. Ninguno propone el desmantelamiento de los asentamientos ni la división de Jerusalén como futura capital palestina, dos puntos clave en las demandas de los palestinos.

Por otro lado, los dirigentes del Movimiento de Resistencia Islámico Hamás [1] también se posicionaron tras la reelección de Netanyahu. El miembro del Buró Político Mousa Abu Marzouk sostuvo que el Presidente Abbas debe “implementar la reconciliación” entre las partes palestinas para responder a la reelección del líder del Likud israelí. Asimismo, el dirigente Jaled Meshal declaró en diálogo con la BBC que “Israel, con su liderazgo extremista, aniquiló el proceso de paz, la solución de los dos Estados y cada una de las oportunidades para solucionar políticamente la causa palestina”.

El incierto futuro palestino

Pasados 20 años de los Acuerdos de Oslo y del nacimiento de la ANP, la autoridad palestina no ha logrado aún constituir un Estado independiente sobre las fronteras de 1967 con Jerusalén Este como capital. Los factores que obstaculizaron históricamente las negociaciones fueron tanto internos (como las disputas con Hamás por el liderazgo en la causa palestina) como externos (repetidos acuerdos frustrados con Israel o el veto norteamericano en el Consejo de Seguridad de la ONU). Durante los últimos años, la ANP comenzó a recurrir a los organismos internacionales. Así, el reconocimiento de Palestina como Estado observador no miembro en la Asamblea General de la ONU en 2012 y la adhesión a la Corte Penal Internacional a comienzos de 2015 permitieron renovar la legitimidad de la causa palestina como el liderazgo de Abbas en ella.

Mahmud Abbas (Presidente de la ANP) y Jaled Meshal (dirigente de Hamás). Fuente: Abbas - European Union / Mashaal - Wikimedia Commons.
Mahmud Abbas (Presidente de la ANP) y Jaled Meshal (dirigente de Hamás). Fuente: Abbas – European Union / Mashaal – Wikimedia Commons.

Sin embargo, las contradicciones con Hamás se siguen manteniendo, más allá del pacto de unidad en abril del año pasado. Para entonces, la respuesta de Netanyahu fue: “Abbas debe elegir. ¿Quiere reconciliarse con Hamás o la paz con Israel? Sólo una es posible; no ambas”.

Por lo expuesto, resulta difícil pensar en la viabilidad de un Estado palestino tras la re-elección de Netanyahu. Resta ver entonces de qué modo se desarrollarán los hechos históricos de aquí en adelante para reencauzar las negociaciones por una convivencia pacífica entre ambos pueblos.


[1] Es importante recordar que Hamás gobierna la Franja de Gaza como co-gobierno de la Autoridad Nacional Palestina desde el año 2007. Las disputas entre el movimiento islamista Hamás y la organización secular al-Fatah por el liderazgo palestino han llevado a enfrentamientos entre ambas facciones en repetidas oportunidades.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro


[button url=”http://www.unitedexplanations.org/2012/11/19/el-conflicto-de-israel-y-gaza-explicado-en-6-puntos-clave/” style=”red”]También te puede interesar: ‘El conflicto de Israel y Gaza explicado en 6 puntos clave'[/button]

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Guido R. Turdera

Buenos Aires, Argentina. Licenciado en Sociología por la Universidad de Buenos Aires. Investigador del Departamento de Medio Oriente del Instituto de Relaciones Internacionales en la Universidad Nacional de La Plata. Ayudante en la cátedra de Sociología de Medio Oriente de la Universidad de Buenos Aires. Email: [email protected]


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

five − three =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!