25/04/2019 BARCELONA

Arabia Saudí y su inesperada política de no intervención en el precio del petróleo

La política de no intervención de los precios del petróleo rompe con la tradición de Arabia Saudí, una jugada estratégica con el foco en sus intereses nacionales. Te explicamos sus causas y las consecuencias de esta decisión.

El petróleo ha alcanzado en los últimos meses su precio más bajo en años. Este fenómeno, de implicaciones geopolíticas profundas, obedece a algunas razones que podemos identificar con cierta facilidad observando el comportamiento que en los últimos años han tenido los principales actores mundiales.

Sin embargo, las diferentes posturas que han ido adoptando los protagonistas más relevantes del mercado internacional de crudo frente al derrumbe de precios, son definitivamente interesantes como objeto de análisis, dado que el contenido estratégico de sus decisiones permite vislumbrar políticas de Estado que van más allá de la producción de un recurso, y sin dudas, complejizan el escenario internacional.

Bandera de Arabia Saudí [Iqbal Osman Flickr]
Bandera de Arabia Saudí [Iqbal Osman Flickr]

En este contexto, es particularmente interesante observar el comportamiento de Arabia Saudí, que por sus características productivas es de vital importancia para intentar pronosticar la evolución del mercado petrolero. Un Estado que ha sido cuidadosamente estratégico en el manejo de este recurso frente a los movimientos en el mercado mundial, y que cuenta con un protagonismo político cada vez mayor.

A lo largo de este artículo, intentaremos desarrollar algunos conceptos que permitan realizar una lectura completa de las variables que afectan la decisión de Arabia Saudí frente a este panorama.

El derrumbe del precio del petróleo

Varios factores se han conjugado para provocar la caída del precio del crudo a sus más bajos niveles en el último lustro.

Los bajos niveles de actividad derivados de la desaceleración en la economía mundial, han reducido la demanda de energía. Así mismo, Estados Unidos, que otrora era uno de los principales importadores de petróleo, logró autoabastecerse e incluso convertirse en exportador, gracias a la revolución del fracking, que le permitió la extracción de crudo a través de métodos no convencionales.

Estos dos factores incidieron directamente en la evolución del precio internacional. La caída en la demanda o el exceso de oferta, por separado, hubieran incidido de alguna manera, pero el hecho de que ambos fenómenos sucedieran en simultáneo fue fundamental para este derrumbe.

Las primeras consecuencias se sintieron en aquellos países que tienen gran dependencia de la exportación de crudo para garantizar la entrada de divisas. Aunque aquellos que tienen economías frágiles, aquejadas por otros problemas internos, como inflación, bajas reservas y recesión, han sido los más afectados.

El rol de la OPEP

Frente a estos acontecimientos, los ojos del mundo se fijaron inmediatamente en la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), esperando una reducción de la producción que consiguiera eliminar el excedente y estabilizara al alza los precios. Una estrategia llevada a cabo en anteriores ocasiones con relativamente buenos resultados para los países productores.

Veamos un poco como funciona esta organización.

Sede de la OPEP [Great Beyond Flickr]
Sede de la OPEP [Great Beyond Flickr]

La OPEP es una organización intergubernamental que tiene como propósito fundacional la coordinación y unificación de las políticas petroleras entre sus miembros.

Su comportamiento tiene gran incidencia en la formación del precio del petróleo, ya que el mercado en muy sensible a una decisión acerca de los niveles de producción que pueda tomarse en el seno de la organización, debido a la magnitud que tiene en la producción mundial.

La OPEP produce el 30% del total mundial de crudo, es responsable de más del 50% de las exportaciones mundiales  y controla más del 80% de las reservas existentes.

Actualmente cuenta con doce miembros, cuatro africanos (Argelia, Angola, Libia y Nigeria), dos sudamericanos (Venezuela y Ecuador) y seis situados en Medio Oriente (Irán, Irak, Kuwait, Catar, Emiratos Arabes y Arabia Saudí).

La producción está determinada por cuotas desde el año 1987, es decir, que cada miembro tiene un límite determinado de producción diaria, siendo Arabia Saudí el que posee la mayor cuota.

Por todas estas razones, era lógico suponer que la OPEP, que realiza un control minucioso de su producción, decidiera reducir la producción para contribuir a que los precios vuelvan a niveles más altos.

La visión estratégica de Arabia Saudí

Los momentos de crisis suelen ser propicios para transformarlos en oportunidades. Lógicamente, la situación previa contribuye a poder tener una visión estratégica en momentos difíciles, pero quienes puedan hacerlo, seguramente puedan obtener importantes ventajas.

La decisión de Arabia Saudí de no reducir los niveles de producción parece descabellada a primera vista, dado que al hacerlo, mantiene los niveles de precio bajos, atentando contra su propia rentabilidad.

Sin embargo, a sabiendas de que la producción no convencional es más costosa que la tradicional, los saudíes esperan que la extracción por medio del fracking ya no sea rentable con este nivel de precios.

Aunque esa no parece ser la única razón por la cual han decidido mantener la producción estable. Cabe advertir que un mercado petrolero con precios por el suelo es un problema para Irán, adversario político y económico de Arabia Saudí en la región.

Además, Rusia y Venezuela, con economías deterioradas, y sin la solvencia suficiente para enfrentar este cambio, han quedado al borde del colapso económico, habiendo sufrido ya importantes depreciaciones de sus respectivas monedas.

Viendo las cosas desde el ángulo saudí, resulta bastante inteligente mantener los precios del crudo bajos, esperar a que desaparezca el excedente, y luego entonces sí, comenzar a apuntar a que los precios suban, pero no lo suficiente para que se produzca un aumento de la oferta fuera de la OPEP.

Vista de la ciudad de Riad, capital de Arabia Saudí [mapamundial.co]
Vista de la ciudad de Riad, capital de Arabia Saudí [mapamundial.co]

Si bien existe el riesgo de que los productores no convencionales realicen una revolución tecnológica que reduzca los costos y puedan recuperar la rentabilidad aún con este bajo nivel de precios, la estrategia saudí parece ser en principio la correcta para recuperar el protagonismo mundial.

También es importante destacar, que Arabia Saudí posee una visión estratégica respecto de su rol como país exportador de crudo. Junto a otros países de la OPEP apuntan a diversificar su producción por medio de la promoción de sectores industriales derivados como la petroquímica o las refinerías, buscando exportar no sólo crudo, sino productos con mayor valor agregado.

La disputa con Irán

La tensión creciente entre Arabia Saudí e Irán parece ser el marco dentro del cual se ha desarrollado la estrategia Saudí.

Irán como potencia chií y Arabia Saudí del lado suní, lideran los dos principales bloques del mundo islámico, y mantienen permanentemente una disputa en la región representando dos posturas aparentemente  irreconciliables, que han sido motivo de algunas de las grandes guerras que azotan a Oriente Medio.

Autoridades iraníes han realizado recientes referencias de que el comportamiento de Arabia Saudí es en deliberado detrimento de Irán, y han elevado el tono de las acusaciones hasta llegar a hablar de una “guerra del petróleo” que busca el debilitamiento de su país.

La conjetura iraní, compartida por Moscú, supone un acuerdo entre Estados Unidos y Arabia Saudí para atentar contra los intereses de Rusia e Irán, aunque esta conclusión no pareciera ser demasiado probable, y la disputa tiene raíces más profundas.

El petroleo iraní tiene un mayor coste de extracción por lo que la bajada del precio le afecta especialmente [ilmanifesto.info]
El petroleo iraní tiene un mayor coste de extracción por lo que la bajada del precio le afecta especialmente [ilmanifesto.info]

El creciente protagonismo mundial de Irán, y el aumento de su influencia en la región, han sido detectados como una amenaza por Arabia Saudí, y a la luz de los hechos, ha sido cuidadosamente precavido, concretando acciones frente a cada potencial peligro.

Las tensiones entre Arabia Saudí e Irán son notorias, y las posturas de sus gobiernos antagónicas en cada uno de los escenarios de conflicto del mundo árabe.

Los últimos ejemplos de ello son, por un lado la reciente intervención Saudí al frente de una coalición de países árabes en Yemen, que se encuentra actualmente en el centro de la disputa entre suníes y chiíes, representando por su proximidad geográfica una verdadera preocupación la posibilidad de que los hutíes apoyados por Irán se alzaran con el poder en ese país. En este sentido, el anuncio por parte de la Liga Árabe acerca de la formación de un ejército único de coalición es de una importancia geopolítica fundamental en la región.

Cabe destacar en medio de estas tensiones, que el último informe del Instituto Internacional de Asuntos Estratégicos de Londres, en su “Balance Militar 2015” ubica a Arabia Saudí como la cuarta potencia militar mundial, y a Irán en la undécima posición, con todas las implicancias que estos datos significan.

Además, autoridades saudíes no han descartado el avance de un programa nuclear como un contrapeso frente a las negociaciones sobre el programa iraní que están teniendo lugar en estos días.

Detrás del petróleo

Como se puede apreciar, el trasfondo de la decisión de Arabia Saudí acerca de su política de no intervención en el precio del petróleo es complejo.

El mundo en una burbuja [Ray Hines Flickr]
El mundo en una burbuja [Ray Hines Flickr]

Sin adjudicarle la razón enteramente a ninguna de las variables mencionadas, puede llegarse a la conclusión de que todas contribuyen a un estado de situación previa.

Surge así entonces, el mercado mundial del petróleo como teatro de operaciones para medir fuerzas entre todos los países involucrados en el negocio.

La decisión Saudí parece tener múltiples razones económicas, comerciales y políticas. Y más allá de cómo se terminen desencadenando los hechos, podría afirmarse que la estrategia ha sido cuidadosamente estudiada, en un entorno extremadamente complejo y con una velocidad de respuesta apropiada para los intereses que hay en juego.

Todo un ejemplo exitoso de la importancia de efectuar una interpretación acertada de la evolución de la realidad internacional, en vistas de diseñar estrategias efectivas que preserven el interés nacional ante un entorno cambiante y complejo.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Lionel Gamarra

Buenos Aires, Argentina. Técnico en Comercio Internacional.


One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

ten + 12 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!