26/05/2019 BARCELONA

¿Está pagando España el cambio climático?

Necesitamos ser conscientes de que algo va mal. ¿A quién culpar? ¿Qué hacer? Como individuos podemos decidir cambiar actitudes y adoptar hábitos más “verdes”.

Hasta finales de noviembre ha hecho calor. Demasiado calor. Según la NASA hemos tenido el agosto más caluroso de la historia, seguido del septiembre más caluroso y, por supuesto, el octubre con temperaturas más altas. Y es muy probable que este sea uno de los inviernos menos fríos de la historia de la humanidad.

En Europa, el verano ha destruido la producción de aceitunas de España e Italia, ha hecho que las plantas y flores florecieran en octubre y nos ha dejado lluvias torrenciales que han destruido infraestructuras y cosechas agrícolas. El cambio climático empieza a aparecer en las conversaciones: “¡Qué agradable poder ir a la playa en noviembre!”

Pero necesitamos ser conscientes de que algo va mal. ¿A quién culpar? ¿Qué hacer? Como individuos podemos decidir cambiar actitudes y adoptar hábitos más “verdes”: comprar productos locales, usar la bici y el transporte público, instalar energías renovables en casa (si el gobierno lo permite), o cultivar nuestros propios alimentos.

Por encima de todo, los gobiernos deben liderar la lucha contra el cambio climático y adoptar medidas para reducir las emisiones y adaptarnos a los cambios. En España tenemos planes de mitigación y adaptación a nivel nacional y regional. Algunas regiones, como Andalucía, Cataluña o País Vasco, ya han empezado a planear sus leyes climáticas. Pero, aún así, esto no es suficiente y hay algo más que va mal.

Mientras el gobierno presenta 43 medidas para luchar contra el cambio climático y alcanzar su objetivo de reducción de emisiones para 2020, concede cantidades ingentes de dinero a la industria de combustibles fósiles y protege sus intereses. Según un informe publicado por el Overseas Development Institute (ODI), el G20 da 71.000 millones de euros cada año en subsidios para la explotación de petróleo, gas y carbón. España no es una excepción y vamos a ver más ejemplos de ello.

El Proyecto Castor– Gas en el mar Mediterráneo

El proyecto Castor es un depósito artificial de gas natural submarino en la costa este de España, cuyo objetivo es contener 1.300 millones de metros cúbicos de gas para “garantizar el abastecimiento y la estabilidad de los precios”, apoyado por el Banco Europeo de Inversiones. El “pequeño problema” que supone este proyecto es que la Evaluación de Impacto Ambiental no ha considerado ciertos problemas graves, que han sido ampliamente criticados por ONGs ecologistas y otros profesionales.

Plataforma Castor. Fuente: Tjerk Van Der Meulen, Ara.cat
Plataforma Castor. Fuente: Tjerk Van Der Meulen, Ara.cat

El depósito fue planeado en un área con fallas geológicas. Como era esperado, cuando la inyección de gas comenzó también dieron comienzo cientos de terremotos en ciudades cercanas y el proyecto tuvo que ser suspendido. Por esto, el gobierno español pagó 1.300 millones de euros en indemnizaciones a la empresa constructora, que serán pagados a través de las facturas del gas de los ciudadanos y ciudadanas. Parece que, como tantas otras cosas en España, los beneficios son privados pero los costes, públicos. Nuestra población tiene que pagar por las decisiones de unos pocos para perpetuar una industria fallida de combustibles fósiles.

Prospecciones petrolíferas en las Islas Canarias – protegiendo la inactividad climática de una élite

Tras muchos años anunciándolo, el gobierno español ha dado luz verde a las prospecciones petrolíferas a 60km de las Islas Canarias.

El mes pasado empezaron a perforarse ocho puntos a una profundidad de 3100m. Este anuncio ha provocado un amplio rechazo entre los habitantes de las islas y la preocupación de los sectores turístico y medioambiental.

Durante los últimos meses se han llevado a cabo numerosas propuestas y se ha propuesto un referéndum con la pregunta “¿Cree que las Islas Canarias deben cambiar su modelo turístico y medioambiental por las prospecciones petrolíferas y de gas?”.

Dicho referéndum fue inmediatamente prohibido por el gobierno central, con una mayoría conservadora a favor de la explotación. Mientras tanto, la Comisión Europea ha aceptado algunas quejas de la población y está estudiando si la evaluación de impacto ambiental cumple los requisitos de la legislación europea.

Mientras esto ocurre, la armada española atacó a activistas de Greenpeace que intentaban prevenir más daños de los que ya han sido hechos. Este vídeo muestra a la armada embistiendo el barco de la ONG y rompiendo la pierna a una de las manifestantes, que ha tenido que ser operada.

[vsw id=”D5DE6UmzSOA” source=”youtube” width=”800" height=”520" autoplay=”no”]

En lugar de una disculpa, el gobierno ha demandado a Greenpeace por piratería y ha retenido su barco, demostrando que prefiere proteger los intereses de una multinacional del petróleo a trabajar por conseguir un país más democrático y ecológico.

Estos son sólo dos ejemplos de las acciones que el gobierno español está llevando a cabo para acelerar el cambio climático y preservar los intereses de una élite contaminadora.

La elección del nuevo comisario de Energía y Clima de la UE, Arias Cañete, que fue parte del gobierno español actual, ha generado mucha controversia por poseer acciones de una empresa petrolífera. Pero lo creamos o no, a la vez reclama la puesta en marcha de una acción mayor contra el cambio climático.

Fuente: Greenpeace
Fuente: Greenpeace

Existen muchas soluciones contra el cambio climático, y muchas de ellas dependen del nuevo acuerdo que salga de la COP21 en París el próximo año.

Pero además, ahora es el momento en el que la sociedad civil y los gobiernos han de demostrar en qué lado del desafío climático están: al lado de los contaminadores o junto a aquellas personas preocupadas por el futuro del planeta.

Traducción del artículo original publicado en Adopt a Negotiator.

Foto de portada: Protesta contra las prospecciones petrolíferas en Canarias. Fuente: savecanarias.org

Esta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Anna Pérez

Anna es ambientóloga, experta en Cambio Climático y Desarrollo y editora de Medio Ambiente en United Explanations


One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

eight + five =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!