22/09/2019 BARCELONA

¿Entrarán los países de Europa Oriental en la OTAN?
Cumbre de la OTAN en mayo de 2012. Foto: Council on Foreign Relations

Después de la cumbre de la OTAN celebrada en Chicago en mayo, los expertos lamentaron el hecho de que la ampliación ya no está en la agenda de la organización. Si bien es cierto que muchos gobiernos de Europa del Este están ansiosos por unirse a la Alianza, algunas de las poblaciones de estos países no son partidarias de su membresía como lo son sus gobiernos.


Cumbre de la OTAN en mayo de 2012. Foto: Council on Foreign Relations
Cumbre de la OTAN en mayo de 2012. Foto: Council on Foreign Relations

Después de la cumbre de la OTAN (Organización del Atlántico Norte) celebrada en Chicago en mayo, los expertos lamentaron el hecho de que la ampliación ya no está en la agenda de la organización, dejando a muchos de los países aspirantes de Europa del Este esperando fuera durante varios años más antes de tener otra oportunidad de obtener la membresía. Si bien es cierto que muchos gobiernos de Europa del Este están ansiosos por unirse a la Alianza del Tratado del Atlántico Norte, algunas de las poblaciones de estos países no están tan a favor como sus gobiernos parecen estar. En algunos casos, como en el caso de Serbia, los cambios de gobierno han provocado a los países a renegar de su compromiso con la OTAN.

Tanto en los Balcanes occidentales y más allá en el este, no parece haber un consenso regional sobre si la OTAN es beneficioso o deseable. En Serbia, por ejemplo, alrededor del 70% de la población se opone a la OTAN, mientras que en el país vecino, Montenegro, generalmente considerado como un país pro-OTAN, la alianza cuenta con el apoyo de sólo el 37% de la población. En Georgia, sin embargo, el recién electo presidente Bidzina Ivanishvili ganó las elecciones con un programa completamente pro-occidental y pro-OTAN, y un 62% de la población apoya la integración en la OTAN según reportajes.

Muchos se muestran escépticos en cuanto a si estos países se unirán a la OTAN en los próximos dos, cinco o diez años, pero es importante tener en cuenta cuáles son los motivos que están detrás del deseo de unirse y por qué algunas personas han optado por oponerse a su ampliación. Los aros por los cuales estos países tienen que pasar parecen ser interminables. Sin embargo, ser miembro de la OTAN sigue en la agenda de muchos gobiernos de Europa del Este.

La Organización del Atlántico Norte y su misión

Con base en el Tratado del Atlántico Norte (TAN), la OTAN se formó en el 1949 como una organización de defensa colectiva durante el comienzo de la Guerra Fría. El Pacto de Varsovia, el tratado de defensa mutua firmado por los estados comunistas de Europa del Este en 1955, sirvió como contrapeso de la OTAN a lo largo de la Guerra Fría. Cuando la organización se formó, fue considerada principalmente como una alianza política, pero la guerra de Corea en la década de 1950 creó un contexto en el que se desarrolló una estructura militar integrada. Desde su creación, la OTAN ha intervenido en diversos países, entre ellos Afganistán, Bosnia y Herzegovina, Irak, Libia y Serbia.

Desde el final de la Guerra Fría, la OTAN se ha visto obligada a revaluar su misión y enfoque. En lugar de concentrarse únicamente en la defensa contra un enemigo común, la organización ha cambiado nominalmente su rumbo y comenzado a poner énfasis en su capacidad de promover la estabilidad en Europa a través de la gestión de conflictos y las iniciativas de construcción de la paz. Uno de sus principales instrumentos para promover estos objetivos ha sido el programa de Asociación para la Paz. Si bien no es necesario ser miembro de la OTAN para participar en el programa, se supone que un país debe participar en la Asociación para la Paz si quiere participar en el MAP (Plan de acción para la admisión, conocido por sus siglos en Inglés Membership Action Plan-MAP)-el programa de asesoramiento, asistencia y apoyo práctico que precede la plena admisión a la OTAN.

El largo proceso

Desde el final de la Guerra Fría, muchos ex miembros del Pacto de Varsovia como Rumania, Polonia y Bulgaria se han convertido en miembros de la OTAN, y en  el 2009 Albania y Croacia se convirtieron en los primeros países de los Balcanes para ganar membresía. En la actualidad, Bosnia y Herzegovina, Macedonia, Montenegro y Georgia son países aspirantes que han participado en la Asociación para la Paz y o bien participan en el MAP o están tratando de participar en él. Cada uno de estos países se encuentra en una etapa diferente del proceso hacia la admisión a la OTAN, pero parece que la membresía no es inminente para ninguno de ellos.

Macedonia es a menudo visto como sólo un paso de la plena entrada a la organización. La única cuestión que queda por resolver es la disputa por el nombre con su vecino, Grecia. Desde la caída de Yugoslavia en la década de los 1990, Grecia se ha negado a reconocer el uso del nombre de Macedonia por parte de su vecino. Debido al hecho de que la región del norte de Grecia también se llama Macedonia, Grecia teme que la adopción del nombre por un país vecino dará lugar a reclamaciones futuras de territorio griego. Ambos países afirman que son el lugar de nacimiento de Alejandro Magno. A pesar del hecho de que Macedonia contribuye militarmente a las misiones de la OTAN, la condición de tener que haber resuelto todos los conflictos con sus vecinos mantiene a Macedonia lejos de obtener el estatuto de miembro de pleno derecho.

Bosnia y Herzegovina se ve como el país más lejos de conseguir ser miembro de la OTAN, ya que todavía no ha comenzado el primer ciclo de MAP. Uno de los principales

Hillary Clinton en la última reunión de la OTAN en Chicago. Fuente: Chicagomag.com

problemas que impide al país a empezar el MAP ha sido el tema de objetos inmuebles de defensa. En marzo de 2012, Bosnia aprobó una ley que registra todos los objetos inmuebles de defensa como propiedad del Estado, lo que significa que el país está un paso más cerca de comenzar el MAP. Sin embargo, bastante reforma política se queda pendiente.

Durante la cumbre de la OTAN de 2008, la organización prometió que Georgia entraría como miembro de la organización. Este compromiso se ha sido reiterado en todas las cumbres de la OTAN desde entonces, y una Comisión OTAN-Georgia fue establecida para supervisar la asistencia de la organización a Georgia tras el conflicto con Rusia. Mientras que Georgia es el segundo mayor contribuyente no miembro de la OTAN, las encuestas recientes han mostrado que el 54% de los ciudadanos de Georgia no está seguro  si la membresía se convertirá en una realidad.

Del mismo modo, la OTAN habla de membresía de boquilla al pequeño país de Montenegro pero no ofrece un calendario claro para la admisión. En la cumbre de Chicago de mayo,  un funcionario de la OTAN dijo que, “Montenegro ha implementado con éxito importantes reformas políticas, económicas y de defensa, y le animamos a que siga por ese camino para que pueda acercarse aún más a la Alianza”. Los funcionarios prometieron mantener el progreso hacia la admisión de Montenegro bajo revisión activa. A muchos les parece que la OTAN mantiene países aspirantes en una cuerda, haciendo cumplir las condiciones de admisión futura sin un claro compromiso con la ampliación.

Los dos lados de la integración

Para muchos países, la pertenencia a la OTAN es vista como un medio de integración con el Occidente. En vez de preocuparse por su propia vulnerabilidad militar o por las amenazas de sus vecinos, la pertenencia a la OTAN se ve como una forma de fomentar las relaciones de amistad con los países más poderosos económicamente y como un paso hacia la integración con la Unión Europea. Otros países consideran que la admisión a la OTAN es imprescindible para evitar de ser rodeados por los miembros de la OTAN y entonces ser vulnerable por quedar fuera de una alianza importante.

Los críticos ver los miembros de la OTAN y la condicionalidad involucrada en la Asociación para la Paz (que tiene sus propias condiciones fuera del MAP) y MAP de forma que menoscabe la soberanía de su país. Muchos otros no están de acuerdo con la naturaleza militar de la alianza y con las motivaciones imperialistas detrás de las intervenciones anteriores. La legitimidad de estas intervenciones ha sido a menudo cuestionada por los académicos, expertos y activistas, y las cumbres de la OTAN son con frecuencia los sitios de protesta en contra de la militarización. Mientras tanto, Serbia y Ucrania han puesto un alto a los proyectos dirigidos a unirse a la alianza, y en su lugar han optado por una postura de neutralidad militar. Ambos países, sin embargo, no participan en la Asociación para la Paz.

Como durante toda la historia, los gobiernos persiguen objetivos que ellos creen que son beneficiosos para sus países, a  veces haciendo caso omiso de la postura moral de sus ciudadanos o de las quejas legítimas sobre la incidencia de la soberanía. Parece poco probable que esto cambie en el corto plazo, y la pertenencia a la OTAN probablemente seguirá siendo parte de la agenda de muchos países de Europa del Este. Queda por ver si los ciudadanos van a tomar un rol activo en el seguimiento del impacto que la condicionalidad de la OTAN tiene en la política interna de sus países. El apoyo público para la OTAN es una de las condiciones del MAP a pesar de que muchas veces la opinión pública no se tome en cuenta. Esto significa que los ciudadanos puedan tener más influencia sobre el proceso de ampliación de lo que se da cuenta.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro 

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Cristina Maza

Vive en Tbilisi, Georgia donde trabaja en la ONG-Transparency International. Licenciada en Ciencias Políticas con un enfoque en la economía política y Europa del este, postgrado en gestión de proyectos de cooperación internacional y desarrollo y máster en Estudios del Centro y Sur Oriente de Europa de University College London, con un enfoque en la política de la región, los conflictos armados y el nacionalismo.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!