Testimonio de un griego: la historia de la Deuda Griega

Testimonio de un griego: la historia de la Deuda Griega

Breve historía de la deuda griega

Grecia, como muchos otros países de Europa, vivió un renacimiento político y social después de la “Dictadura de los Coroneles” que sufrió entre 1967 y  el 1974. Celebró elecciones generales anticipadas en 1977, en 1980 reingresó en la OTAN, y en 1981 el país se incorporó como miembro de pleno derecho a la Comunidad Económica Europea. A pesar del bajo crecimiento económico que durante años había registrado el país helénico, es a partir de la década de los 80’ y más notablemente en la de los 90’, que éste comenzó a mejorar.

 Aquellos Locos 80’ y 90’

Andreas Papandreou, fundador el partido socialista del PASOK en 1974, quien había estado exiliado en Estados Unidos durante la dictadura, regresó a Grecia y se convirtió en Primer Ministro durante tres períodos legislativos consecutivos (1981-1989). Grecia entró a formar parte de la entonces Comunidad Económica Europea en 1981, como colofón del proyecto político de Constantinos Karamanlís, predecesor y oponente de Andreas. Durante ese período Grecia logró una importante redistribución de la riqueza. Problema:

“Este relativo crecimiento no estaba basado en sólidos fundamentos, sino en una aceleración insostenible del gasto público y privado. Un gasto desmedido que tan sólo fue posible gracias a la burbuja crediticia de los últimos años”. Instituto Económico IFO de Alemania.

Esta mejoría se consiguió el a base de incrementar la deuda pública, del 20% en 1981, hasta el 80% en 1989. El Estado también disparó el gasto público, superando la media del resto de países periféricos. El endeudamiento expandió los estándares de vida de los griegos, sobre todo de la incipiente clase media, a la que dio un sentimiento de orgullo, confianza y prosperidad. El crecimiento desmesurado de las transferencias sociales  y del empleo público son algunos de los factores que explican esta evolución. Entre 1976 y 2010, el empleo público pasó de representar el 8,7% del empleo total hasta el 17,3% (más del doble).

Evolución de la Deuda sobre el PIB de Grecia

 

Millones €

% PIB

€ Per Capita

2010

329.351 €

144,90%

29.125 €

2008

262.318 €

110,70%

22.915 €

2006

224.204 €

106,10%

19.841 €

2004

183.157 €

98,60%

16.466 €

2002

159.214 €

101,70%

14.543 €

2000

140.971 €

103,40%

13.028 €

1998

115.679 €

94,50%

10.679 €

Un sustancial crecimiento del Estado griego sobre la economía del país que, sin embargo, no se vio acompañada de más ingresos fiscales, cuya media es muy inferior al de la UE-15.

La Evasión Fiscal

Grecia cuenta con una de las mayores tasas de evasión de impuestos de Europa, según datos de la OECD. De hecho el pasado mes de febrero, el país helénico se sumó al acuerdo de cooperación en materia fiscal de la OCDE.

Muchos son los escándalos sobre evasión fiscal que se han podido leer en los últimos meses en los medios de comunicación. En gran parte gracias a la organización  WikiGreeks la cual ha destapado a importantes personalidades griegas que estaban cometiendo un descarado fraude fiscal. El gobierno griego, empujado por sus socios europeos, comenzó ya en noviembre a perseguir a aquellas personas sospechosas de evadir impuestos en grandes cantidades. Sin embargo el gobierno helénico continua siendo benévolo con estas personalidades y empresas denunciadas por fraude y corrupción.

 El Gasto Militar

Líderes de la Unión Europea obligan al gobierno de Grecia a recortar en gasto público a cambio de recibir nuevas ayudas estructurales, sin embargo, algunas partidas de su presupuesto como por ejemplo el gasto militar, han aumentado.

El gasto militar griego es el mayor en términos de porcentaje del PIB de la UE (4,3%) y en este momento en el último presupuesto ha sido aumentado, pero aumentado, además, de manera importante, en un 18,2%. Der Spiegel.

Este enorme gasto militar leva décadas justificándose en la amenaza real procedente de Turquía por la soberanía de Chipre, así como en mayor medida por su participación en coaliciones como la OTAN. Lo que más llama la atención es que precisamente aquellos países que más exigen austeridad al país helénico, Alemania y Francia, son sus mayores proveedores. De hecho en la última década, los griegos han abonado 6.500 millones en compra de armamento a Berlín y 4.160 millones a París.

La Corrupción

El incremento de deuda que ha registrado Grecia en la última década ha venido de la mano de contratos con multinacionales que el gobierno no podía permitirse. En primer lugar, los Juegos olímpicos de 2004. Tal y como señala como señala Éric Toussaint, uno de los principales impulsores del Comité para la Anulación de la Deuda del Tercer Mundo (CAD),  cuando en 1997 el gobierno anunció con orgullo a los ciudadanos griegos que Grecia tendría el honor de acoger siete años más tarde los Juegos Olímpicos, las autoridades de Atenas y el Comité Olímpico Internacional previeron un presupuesto de 1.300 millones de dólares. Algunos años más tarde, el coste se había multiplicado por cuatro y se elevaba a 5.300 millones de dólares. Justo después de los Juegos, el coste oficial alcanzaba la suma de 14.200 millones de dólares. Actualmente, según diferentes fuentes, el coste real sobrepasaría los 20.000 millones de dólares.

Numerosos contratos firmados entre las autoridades griegas y las grandes empresas privadas extranjeras provocan un escándalo so aumento de la deuda en Grecia. Entre éstos destacaron los contratos firmados con Siemens, acusada de haber pagado comisiones y otros sobornos al personal político, militar y administrativo griego. De hecho recientemente la transnacional ha anunciado perdonar parte de la deuda griega contraída con ella, a modo de reparación por los escándalos de corrupción que alcanzaban a la empresa y las autoridades griegas.

El escándalo de los submarinos alemanes (producidos por HDW, que fue absorbida por Thyssen) por un valor global de 5.000 millones de euros, que el gobierno griego compró de forma irregular en 2010. Se trataba además de submarinos que desde el comienzo presentaban el defectos así como un equipamiento electrónico defectuoso. Desde el 2010 hay una investigación judicial en curso sobre las eventuales responsabilidades de ex ministros de defensa.

La deuda Griega: una deuda impagable

Las ayudas económicas recibidas de la Troika no han servido en ningún caso para mejorar la situación de la economía real en el país. Por ejemplo el último préstamo de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional (FMI) supondrá 130.000 millones de euros. Sin embargo después de la aprobación del plan de Participación del Sector Privado (PSI) que se votó en el Parlamento la pasada semana, ésta implicará la retirada de 107.000 millones de euros tenidos en su mayoría por inversores privados a través de un canje por títulos de valor depreciado, algo que en principio debería beneficiar a Grecia.

Así pues de éstos 130.000 millones de euros: 107.000 irán destinados al PSI. Lo que deja un cómputo de 23.000 millones de euros adicionales, que se sumarán a la actual deuda griega de 360.000 millones de euros. 30.000 millones de euros en dinero líquido serán utilizados como incentivo para la banca privada extranjera y al menos otros 35.000 millones se destinarán a recapitalizar los bancos griegos, a pesar de que según los cálculos del centro de investigaciones KEPE, las pérdidas de éstos no serán mucho mayores a 17.600 millones de euros.

Según explica el economista griego Leonidas Vatikiotis, el objetivo del gobierno es hacer la deuda más sostenible reduciéndola hasta el 120,5 % del PIB en 2020, frente a más del 160 % actual, sin embargo ello implicaría, explica Vatikiotis, la difícil premisa de que la economía griega crecerá más del 2 % a partir de 2014 y el Estado tendrá superávit.

“Durante los años de rescate europeo hemos sufrido el mayor aumento de deuda de la historia, pasando del 115 % del PIB en 2009 a más del 160 %, haciendo que la deuda se convirtiese en una bola de nieve, pues cuando no se puede pagar se refinancia contrayendo nuevos préstamos”. Leonidas Vatikiotis

De hecho la situación es tan extrema que los presupuestos griego aprobados el pasado mes indican que de sus 212.000 millones de euros, 87.000 millones van destinados a los servicios de deuda (vencimientos, intereses, mantenimiento…), mientras que partidas como Educación reciben sólo 5.000 millones de euros.

Implicaciones de las Medidas de Austeridad

Tal y como destaca el politólogo Eric Toussaint,  las medidas de austeridad impuestas por la Troika han desembocado en una precariedad laboral y social en el país heleno que ha destruido la poca paz social que les quedaba. Entre estas medidas encontramos:

  • En el empleo se han sucedido recortes rigurosos de las subvenciones a los municipios y despidos masivos de trabajadores municipales. Cierre de las empresas públicas deficitarias.
  • En cuanto a los impuestos, se han aumentado los impuestos indirectos (el IVA pasó del 19 % al 23 %) y el impuesto sobre la renta para los ingresos medios. Y sien embargo, se ha reducido el impuesto de sociedades.
  • Se tiene voluntad de privatizar los puertos, los aeropuertos, los ferrocarriles, la distribución de agua y de electricidad, el sector financiero y las tierras que pertenecen al Estado.
  • Las pensiones deben reducirse y luego congelarse. La edad de jubilación se aumenta, y se impone un límite de gastos dedicados a las pensiones del 2,5 % del PNB.
  • Las Tarifas del transporte público han aumentado un 30 % el valor de los billetes en todos los transportes públicos.

La Deuda Griega: odiosa e ilegítima

Dado que se trata de una situación insostenible que está acabando con la paz social en el país y con la dignidad de sus ciudadanos, desde el Comité por la Anulación de la Deuda son 7 las razones principales que se aducen a favor la cancelación de esta deuda:

  1. Gran parte de la deuda griega es fruto de la corrupción, no ha sido aceptada por el pueblo, y por tanto es ilegítima.
  2. Los mercados han prestado dinero a Grecia a unos tipos de interés 2, 3 e incluso 4 veces más elevados del que lo hacían a países como Alemania y Estados Unidos. Por tanto esta deuda debería considerarse saldada ya en forma de altos tipos de interés.
  3. Dado que un tercio de los bonos griegos han sido comprados por especuladores, no hay obligación moral de acatar esa deuda.
  4. Gran parte de esta deuda está en manos de bancos que han sido salvados con dinero del pueblo griego. El primer préstamo de rescate a Grecia era de 110.000 millones de euros y, hasta ahora, los bancos han cogido 108.000 millones del gobierno, tanto en forma de avales como en líquido. Pero estos bancos, poseen el 30-40% de la deuda. Es necesaria la nacionalización de los bancos griegos para abolir o reducir la deuda.
  5. Esta deuda impagable e ilegal pues pone por encima el bienestar de los bancos al de las personas cuando el Derecho Internacional establece que el contrato con los ciudadanos es la primera obligación del Estado.
  6. No se debe reembolsar el primer préstamo de 110.000 millones de euros de la Troika (de los cuales solamente se han recibido 65.000) porque el acuerdo para aprobarlo no ha sido votado por el parlamento griego, como tendría que haber ocurrido de acuerdo con la Constitución. Este acuerdo es ilegítimo y, por lo tanto, no Grecia no tiene la obligación de devolver el dinero.
  7. Grecia no debe pagar la deuda porque se ha demostrado que el mayor incremento de ésta, se ha producido a partir del rescate de Grecia. Son los programas de austeridad los que provocan el aumento de la deuda y éstos no han sido votados por el pueblo. Es por tanto una deuda odiosa.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Te gustó esta explicación? Mucho más en las Redes Sociales