¿Por qué se llama Dakar si el rally tiene lugar en América del Sur?

¿Por qué se llama Dakar si el rally tiene lugar en América del Sur?

La carrera más espectacular del mundo

Con el inicio del año da comienzo una de las carreras más duras y espectaculares a las que el espectador pueda asistir. En ella participan cientos de vehículos (automóviles, camiones, motocicletas y cuatriciclos) que pondrán al límite no solo sus motores sino hasta su propio estado físico o, en casos extremos, incluso su propia vida.

La gran mayoría de nosotros recordaremos la carrera bajo el nombre “Rally París-Dakar”, ya que fueron muchas las ediciones que tuvieron lugar entre estas dos ciudades. Pero desde 1995 el Rally ha ido cambiando su lugar de inicio por otras ciudades europeas (como Granada, Barcelona o Lisboa), fundamentalmente por motivos publicitarios o políticos. De hecho, la verdadera competición no comenzaba hasta que se entraba en el continente africano. Asimismo, el final de la prueba tampoco ha sido siempre Dakar aunque Senegal ha sido el país que más ha participado en la historia de esta competición, en un total de 28 ocasiones. De ahí a que se llame Rally Dakar.

El origen de la carrera

La prueba fue fundada en 1979, después de que, en 1977, el piloto Thierry Sabine se perdiera en el desierto de Libia y considerase esa experiencia digna de ser reproducida en una competición. Así empezó una aventura en estado puro, sin apenas organización, que ha evolucionado hasta convertirse en un inmenso despliegue tecnológico, con más de dos mil personas implicadas entre organización, participantes y asistencia.

Después de 30 años en suelo africano, ¿Por qué ahora América del Sur?

“Después de diferentes reuniones con el Gobierno francés -especialmente el Ministerio de Relaciones Exteriores- yconsiderando sus firmes recomendaciones, los organizadores del Dakar han tomado la decisión de anular la edición del 2008 del rally, programada del 5 al 20 de enero, entre Lisboa y la capital senegalesa.”

Éstas eran las palabras con las que se iniciaba el comunicado de prensa del pasado 4 de enero de 2008 que anunciaba la cancelación de la edición número 30 del Rally Dakar. ¿Por qué? El ministro de Asuntos Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, desaconsejó la celebración de la competición a raíz de una amenaza de Al-Qaeda al paso del rally por Mauritania. Esta amenaza tuvo como consecuencia una tensa situación política con respecto a Francia.

La verdad es que aunque en ediciones anteriores se habían cancelado etapas o modificado parte del trazado de la prueba debido a guerras civiles y amenazas contra la organización y los participantes, nunca antes se había suspendido la competición al completo. La cancelación arrojó una pérdida total de 15 millones de euros a Amaury Sport Organisation  (ASO), el organizador del Dakar, y provocó una frustración inmensa a los competidores.

La XXXa edición del Rally

El rally estaba previsto que se disputase entre el 5 y el 20 de enero. Habría comenzado en Lisboa y habría terminado, como es costumbre, en Dakar (Senegal). El trayecto total previsto de esta edición era de 9.273 km, de los cuales 5.736 km eran trayectos especiales, y cubrirían rutas por Portugal, España, Marruecos, Mauritania y Senegal. Se preveían un total de 8 etapas en territorio mauritano.

La amenaza de Al Qaeda llega al deporte, y también a Mauritania

El reciente asesinato de cuatro turistas franceses ocurrido el 28 de diciembre de 2007, acto relacionado con un brazo de Al Qaeda en el Magreb Islámico que tuvo lugar justo una semana antes del inicio previsto de la competición, fue un suceso que se tuvo muy en cuenta a la hora de valorar la posible veracidad de las amenazas del grupo terrorista.

Un año y seis meses después otro ciudadano, esta vez norteamericano, fue asesinado cuando sus agresores intentaban secuestrarlo. El pasado mes de julio de 2010 otro ciudadano francés fue asesinado en venganza de la muerte de seis militantes islámicos según afirma un líder de Al Qaeda Islámico del Magreb, Abu Moussab Abdel Wadoud. A esto se le suma el secuestro de tres cooperantes catalanes el pasado 29 de noviembre de 2010 que, finalmente, fueron liberados sin sufrir daños. Además, Al Qaeda reclama haber asesinado a un total de 19 soldados mauritanos.

El ministro de Asuntos Exteriores mauritano, Babah Sidi Abdallah, fue muy crítico con la suspensión del Lisboa-Dakar: “Ningún elemento nuevo puede justificar las preocupaciones expresadas por los organizadores franceses. Hemos tomado todas las medidas para garantizar que el Rally transcurra sin incidentes”, según recoge el periódico El Mundo. Las autoridades de Mauritania habían dispuesto un contingente de 3.000 agentes para garantizar la seguridad de todos los participantes en el rally a su paso por este país.

La cancelación del rally supuso una grave pérdida económica para el país, que esperaba cada año el paso de los más de 400 vehículos de competición (entre camiones, coches, motos, cuatriciclos y vehículos de asistencia) para obtener sustanciosos ingresos por turismo.

El Dakar como una importante fuente de ingresos económicos

Tan sólo dos meses después de la cancelación de la carrera el entonces presidente de Amaury Sport Organisation, Patrice Clerc, y el director del Dakar, Etienne Lavigne, anunciaron que el Dakar 2009 se desarrollaría en Argentina y Chile, del 3 al 18 de enero del 2009, países con quiénes ya estaban en contacto desde hacía algunos años.

La edición latinoamericana del Dakar fue muy bien acogida por los países australes quienes perseguían una buena inyección de ingresos por el atractivo mundial que despierta la carrera. Para la edición 2010 el gobierno de Argentina pagó a la empresa organizadora la cantidad de 6 millones de dólares, mientras que el gobierno de Chile pagó cerca de 7 millones a través de sus institutos respectivos de promoción turística.

La edición 2010 tuvo un impacto económico de 76 millones de dólares para ambos países (excluyendo los impuestos aeroportuarios, el impacto indirecto a largo plazo y el desarrollo turístico en ambas naciones). Mientras que el impacto mediático, en términos económicos, fue en su totalidad de 390 millones dólares.

Para esta edición 2012 el impacto económico directo e indirecto se acercará a los 300 millones de dólares.

Los efectos de la competición en 2010

A parte de los beneficios económicos directos (e indirectos) señalados en el apartado anterior la celebración del Rally Dakar también supone otros beneficios para el país de acogida. Un estudio elaborado por la propia empresa organizadora sobre la edición 2010 señala lo siguiente:

Orgullo nacional: En la edición de 2010 solo en la ruta argentina 3 millones de espectadores fueron registrados, por unos 600.000 durante las cuatro etapas chilenas. Si bien el espectáculo fue presenciado principalmente por familias, los estudios de audiencia realizados mostraron que la mayoría de los seguidores se declaran fanáticos de los deportes motorizados (61% en Argentina, el 66% en Chile), y más del 95% de los entrevistados se mostraron orgullosos de recibir el Dakar en su país.

Seguimiento mediático: un total de 296 millones de personas siguieron la pasada edición del Dakar a través de los medios de comunicación, incluyendo 130 millones de brasileños y 54 millones de estadounidenses.

Fenómeno turístico: al público anterior se le preguntó si luego de ver el Dakar tenía ganas de visitar el país. En relación a esto el 80% de los franceses preguntados dijeron que sí, por más del 88% de los americanos y el 75% de los japoneses. El potencial turístico de este evento se estima que supera los 250 millones de personas.

Tales son estos beneficios que Perú ya ha pagado un millón de dólares en concepto de la edición 2012 para que ésta pase por su territorio. Paraguay y Brasil también acogerán el encuentro durante la edición 2012. Respecto al posible regreso de la competición a África, los organizadores afirman que se volverá siempre que sea posible pero siempre viendo antes cuál es la situación política que atraviesan los países de ese continente.

Críticas a la competición

La competición, pero, no va a gusto de todos. Ambientalistas de Chile, agrupados en la Alianza por la Justicia Climática y en la Red por la Justicia Ambiental y Social, han manifiestado -mediante una declaración pública- su rechazo a la realización del Rally Dakar por territorio argentino y chileno.

Las razones de las organizaciones ecologistas tienen que ver con que esta actividad -supuestamente deportiva- representa una difusión de estilos de consumo perjudiciales para la salud de las personas y del medioambiente. Critican a su vez, lo que sería un doble estándar del Gobierno, que, por una parte, tiene un discurso ambientalista en los foros internacionales, pero que, en la práctica, avala este tipo de acciones que significan daños a los ecosistemas y a sitios arqueológicos.

Como consecuencia de las históricas denuncias de falta de sensibilidad ambiental los organizadores han decidido incluir los aspectos verdes en la carrera, contabilizando las emisiones de carbono así como llevando a cabo acciones de compensación de las emisiones. Aún así los ambientalistas se muestran insatisfechos.

También duras críticas ha recibido la seguridad del evento, en el que han muerto una veintena de participantes. Desde el año 1982 se ha contabilizado la muerte de un total de 21 personas -no participantes de la competición. Tanto la organización como los gobiernos de los países hospedantes afirman estar trabajando para mejorar las condiciones de seguridad del evento.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro


¿Quieres recibir más explicaciones como esta? Suscríbete a nuestra newsletter

Queremos explicar el mundo de un modo más fácil para una sociedad más consciente.

¿Eres más de listas temáticas? Entra aquí


Queremos hacerlo + fácil

Queremos explicar la realidad internacional de un modo cercano y más fácil de entender.

¿Nos sigues?

×